Curiosidades de los piojos

Curiosidades de los piojos. Todos sabemos qué son los piojos, pero cuando hablamos de esta plaga con los padres y madres que confían en nuestros servicios siempre terminamos sorprendiéndoles con alguna de sus características especiales. Las curiosidades sobre ellos se cuentan por decenas (al mismo nivel que las curiosidades sobre las liendres, como por ejemplo que son tan resistentes que no se pueden matar con la plancha del pelo), por lo que vamos a comentar algunas de las más sorprendentes.

Se alimentan de sangre humana

Efectivamente, los piojos se alimentan de sangre. Y, por cierto, no la extraen de los propios pelos, sino directamente de nuestra piel. ¿Quieres saber cómo? Pues el procedimiento no es muy agradable… Hacen pequeñas heridas en nuestro cuero cabelludo dañando algunos capilares que son los que, finalmente, dejan que la sangre fluya. ¿Las consecuencias de esta manera de alimentarse? Son un montón, como ya comentamos cuando vimos por qué son tan molestos, pero se centran, principalmente, en el picor que causan y en la posibilidad de que terminemos con una infección.

Aunque se alimenten de sangre y puedan terminar en nuestra cabeza piojos que se han alimentado de otras personas no te preocupes, ya que no son vectores de enfermedades. O, por lo menos, que se sepa por ahora.

Hay miles de especies

Vale, los piojos que conocemos en mayor medida son los que pueden afectarnos a nosotros. Y no es para menos, ya que todas las familias hemos sufrido antes o después algún caso de pediculosis en casa. Pero si abrimos un poco las miras nos encontraremos, como ya sabrán muchas personas que poseen mascotas, que también existen piojos de perros, de gatos y, en pocas palabras, de casi cualquier especie. Son un tipo de parásitos que no se centran en una sola, prefieren diversificar. De hecho, hay algunos que ni siquiera necesitan de un hospedador para sobrevivir (si te suena rara esta palabra no te preocupes, léete nuestro artículo sobre contagios de piojos entre humanos y mascotas).

Cada especie solo puede vivir en un tipo de animal y zona de su cuerpo

piojos en mascotas

¡Acabas de descubrir que hay un montón de tipos diferentes de piojos y te has asustado! Pues no te preocupes, porque cada uno de ellos solo puede vivir en el tipo de animal para el que está preparado. O, lo que es lo mismo, un piojo que afecta a los perros no podrá alimentarse y reproducirse en un humano, y viceversa. De hecho, los piojos están tan especializados que el que está preparado para vivir en una zona del cuerpo no puede sobrevivir en otra. Por poner un ejemplo,  el piojo que afecta al cuerpo del ser humano no es capaz de vivir en nuestro pelo.

Esta especialización les ha permitido ser increíblemente resistentes en el medio para el que han evolucionado, siendo capaces de expandirse con rapidez en pocos días. Sí, en menos de tres semanas puedes tener cientos de liendres desde que entró en contacto contigo el primer piojo. Da un poco de miedo, ¿verdad?

Solo utilizan tu pelo para esconderse y poner los huevos

Muchas personas piensan que los piojos se alimentan del pelo, o que lo utilizan para chupar la sangre. Pues, a diferencia de lo que suele pensarse, los piojos sólo utilizan el cabello para poner las liendres, ya que de esta manera se encuentran protegidas y a una temperatura constante hasta que nace el piojo. En pocas palabras, ni destrozan nuestro pelo ni lo utilizan para nada que no sea poner huevos y protegerse de agresiones externas.

Eso sí, sin pelo no serán capaces de sobrevivir, ya que las hembras no son capaces de poner liendres si no las adhieren al mismo. Pero, ¡espera! ¡No cortes el pelo de tu hijo al cero! Sería una solución para eliminar los piojos, y sabemos que estás desesperado o desesperada, pero en la actualidad existen otras alternativas mucho más respetuosas con la estética del pequeño o pequeña y que son igual de eficaces. ¡No hagas que le señalen en el colegio!

Pueden vivir hasta 35 días, y si no comen se mueren en dos

Los piojos necesitan estar en nuestro cuero cabelludo para sobrevivir, ya que es de donde extraen su alimento. Durante un ciclo de vida normal, un piojo es capaz de vivir entre treinta y treinta y cinco días de media. Durante este tiempo es capaz de poner decenas de liendres, con lo cual puedes imaginar hasta qué punto son capaces de expandir el grado de infestación hasta que mueren.

Eso sí, si por alguna razón terminan fuera de su ámbito natural (por ejemplo en la ropa) pueden darse por muertos en menos de dos días. Y es que, sin alimento, sus reservas les duran esas cuarenta y ocho horas que deben utilizar para encontrar otro hospedador que infectar.

No les gusta el pelo muy sucio

piojos pelo sucio

A diferencia de lo que suele pensarse los piojos no están del todo cómodos en el pelo que se encuentra muy sucio. ¿Sabías que durante la época del antiguo egipto sólo tenían piojos los faraones y las clases altas? Esto se debía, principalmente, a que la cantidad de suciedad de las clases más bajas impedía a los piojos extraer la sangre que necesitan para vivir, ya que el cuero cabelludo se encontraba bajo una capa de mugre muy difícil de traspasar.

En la actualidad no se dan estas situaciones tan extremas, pero lo que está claro es que una cabeza más limpia no va a significar menor grado de infestación. Cosa distinta es que facilite una buena inspección, lo cual es indispensable para hacer una prevención eficaz.

Llevan con el ser humano desde el principio de los tiempos

¿Cuándo aparecieron los piojos por primera vez? No te lo vas a creer, pero los piojos llevan con el ser humano desde el principio de los tiempos. ¡Si hasta se han encontrado liendres de más de cuatro mil años de antigüedad!

Muchos animales los ven como una costumbre social

Los piojos son un parásito tan extendido que muchas especies, como los monos (o, incluso, los antecesores del ser humano tal y como lo conocemos en la actualidad), lo han incorporado en sus costumbres formando parte de su día a día. En algunos casos, incluso, revisar si otro miembro del grupo tiene piojos significaba deferencia hacia él. Hasta ese punto se han metido en las costumbres habituales de todas las especies.

No pueden saltar

Los piojos no tienen patitas con la fuerza suficiente como para saltar, y mucho menos alas para volar. Sí, son insectos, pero no pueden expandirse a través del aire. Por esta razón siempre será necesario, si quieren encontrar otro hospedador, del contacto directo (bien con el pelo de una persona infectada, bien a través de ropas de vestir o similares).

Se están haciendo cada vez más resistentes

Esta es la curiosidad que, aunque esté al final, nosotros vemos como la más importante. Y es que los piojos, al igual que lo que está sucediendo con las bacterias y los antibióticos, están generando una resistencia muy fuerte hacia los productos químicos. Champús y lociones no son recomendables no solo porque no son eficaces, sino porque están ayudando a que la plaga sea, cada vez, más difícil de eliminar. En caso de infestación, entonces, lo más adecuado es acudir a remedios naturales que garanticen la eliminación como los tratamientos mecánicos.