Las liendres son, sin duda, la fase del ciclo de vida del piojo más difícil de atacar. Su sistema de defensa, altamente sofisticado, se compenetra a la perfección con el pegamento que utiliza el parásito para adherirlas al cabello. Esta conjunción hace que muchos padres y madres, tras intentar su eliminación de mil maneras distintas, nos preguntemos si es posible quitarlas sin hacer daño a nuestros hijos e hijas y sin que su cuero cabelludo se vea afectado.

¿Por qué las liendres se pegan tanto?

Ya hemos hablado del pegamento que utilizan las hembras de los piojos para que el huevo no se separe del pelo. Es muy potente, tanto que podemos compararlo con algunos elementos utilizados en la construcción de grandes edificios como el cemento armado.

Y es que de esta adherencia depende, en gran medida, la supervivencia del piojo, ya que debe pasar varios días en este estado hasta que la ninfa sale del cascarón. No debe despegarse ya que, si esto sucediera, perdería la fuente de calor que necesita para continuar con el desarrollo habitual (que no es otra que la proporcionada por el cuero cabelludo), y moriría.

Por esta razón las liendres son tan distintas a la caspa (la cual se despega con facilidad) y resultan tan difíciles de sacar del pelo. El uso de las uñas para intentar arrastrarlas suele ser causa de malestar en los más pequeños, que sienten cómo el pelo se estira (y, a veces, termina arrancándose) sin lograr que el huevo salga.

¿Existe alguna manera de que las liendres se suelten del pelo con facilidad?

Está bastante extendida la creencia popular de que existen algunos elementos que se puede utilizar con esta finalidad. El vinagre es, sin lugar a dudas, el más conocido, ya que ha sido desde siempre uno de los remedios caseros habituales cuando ha aparecido un caso de pediculosis.

En el caso de las liendres el uso de esta solución es todavía más común ya que, a pesar de que la población ha ido aceptando que este tratamiento natural no puede matar a los piojos, se sigue pensando que es efectiva para que se caigan las liendres.

En este sentido es cierto que esta solución ácida afecta a la quinina que adhiere el huevo al pelo, pero el problema reside en el tiempo que necesita para que sea lo suficientemente eficaz como para que la liendre salga con facilidad. Y es que pocos padres y madres saben que, para lograr resultados reales, es necesario que la liendre esté en contacto con el vinagre durante varias horas. Todo ello, unido a que es muy difícil que la totalidad del cabello se encuentre en contacto con la solución (y, por tanto, que lo estén todas las liendres), hacen poco recomendable el uso de este tipo de tratamientos contra los piojos.

En términos generales no existe una forma sencilla para que las liendres se suelten del cabello. Lo único que sí resulta recomendable, si lo que deseamos es pasar una lendrera, es utilizar algún tipo de líquido que haga las pasadas más sencillas (por ejemplo un acondicionador). Más allá de eso la eficacia no se puede garantizar.

¿Podemos utilizar los champús contra las liendres?

Algunos champús y lociones aseguran matar a las liendres y, aunque son cuestionables incluso en su labor insecticida (la mayor parte de los tratamientos basados en champús y lociones antipiojos deben terminar recurriendo a soluciones alternativas que las complementen debido a su baja efectividad), ninguno puede garantizar que estas se suelten del pelo debido a la resistencia que tiene el pegamento natural que las adhiere. Por tanto, si lo que queremos es utilizar este tipo de productos químicos para pasar las lendreras, debemos saber que no vamos a obtener grandes resultados.

¿Qué pasa con las liendres muertas? ¿Cómo puedo eliminarlas?

Cuando un piojo sale del huevo deja la liendre, ahora hueca, agarrada fuertemente al cabello. Esta liendre, a pesar de no tener ya ninguna función, seguirá adherida de manera indefinida. Aunque no existe la posibilidad de que estos cascarones ayuden a la infestación, estéticamente no son agradables y tenemos que, si queremos evitar un aspecto desaseado en nuestros hijos e hijas, eliminarlas.

Desgraciadamente con ellas tenemos el mismo problema que con las que están vivas ya que, si bien es cierto que la quinina que las pega a los pelos se debilita con el tiempo, no lo hace con la suficiente velocidad como para que la liendre desaparezca conforme este crece. Su eliminación, por tanto, debe seguir los mismos pasos que la aplicada para el resto.

¿Es posible quitar liendres sin dañar el cabello?

La mejor manera para quitar las liendres del pelo sin dañar la salud de la persona afectada es mediante tratamientos mecánicos, es decir, utilizando lendreras y aspiradores específicos para esta finalidad. El uso de champús y lociones destruye el PH natural de nuestra dermis dañando no solo el cuero cabelludo, sino también el pelo y, en la medida en que los productos químicos son absorbidos por la piel, nuestra salud en términos generales.

El uso de tratamientos mecánicos, por su parte, evita todos los efectos secundarios derivados de los productos químicos tanto para el propio pelo como para la salud en general. El problema suele venir dado por los ‘estirones’ y otras agresiones que se dan durante el mismo. Esta incomodez, un poco más acusada en los más pequeños (al fin y al cabo son más sensibles a este tipo de inconvenientes), se ve suavizada en gran medida si el tratamiento se realiza por profesionales, ya que estos saben cómo hacerlo de manera eficiente (reduciendo el tiempo que dura el tratamiento) y haciendo menos daño gracias al uso de tecnología más avanzada que la que podemos obtener en casa.